Shaka, tenemos que hablar…