Tendencias

¿Por qué es tan importante la sexología espacial?

Con el perfil de las misiones que pueden durar años y la perspectiva de futuras colonias humanas fuera de nuestro planeta, los científicos quieren saber más sobre cómo se ven afectadas la intimidad y la sexualidad en el entorno de los vuelos espaciales, que alberga sus propios desafíos, como la microgravedad y la mayor exposición a la radiación. Metro investiga al respecto.

Una parte natural de la exploración espacial humana sigue siendo tabú dentro de las agencias gubernamentales y las empresas privadas que pretenden llevarnos a otros planetas. Según se informa, hasta la fecha no se han producido interacciones sexuales humanas en el espacio, sin embargo, existen datos de estudios con animales e insectos.

“Esos estudios analizan varios aspectos del ciclo reproductivo, desde la formación de gametos hasta el desarrollo neurológico, que son, en el mejor de los casos, contradictorios. Se necesitan muchos más estudios”, explicó Shawna Pandya, médico canadiense, candidata al programa de científicos-astronautas del Instituto Internacional de Ciencias Astronáuticas.

Por eso, un equipo de cinco académicos canadienses publicó recientemente una propuesta en la que se insta a las principales organizaciones espaciales a “adoptar una nueva disciplina” de estudio. Este nuevo campo se llama “sexología espacial: el estudio científico de la intimidad y la sexualidad extraterrestre” y podría ser vital para construir potencialmente asentamientos humanos fuera del planeta.

Recomendados

“La intimidad y la sexualidad son fundamentales para la vida humana. Si esperamos viajar por el espacio durante largos periodos de tiempo o colonizar nuevos mundos, debemos tener en cuenta las necesidades humanas de forma holística, incluida nuestra necesidad de amor, sexo y relaciones íntimas seguras y saludables. Si no nos tomamos en serio estas cuestiones, nos arriesgamos a poner en peligro la vida y el bienestar de los futuros viajeros y habitantes del espacio. Por el contrario, si encontramos formas de facilitar la expresión segura del erotismo humano en el espacio, podríamos obtener importantes beneficios para nuestra salud y adaptación a la vida espacial a largo plazo”, declaró a Metro Simon Dubé, investigador público de la Universidad de Concordia (Canadá) y uno de los autores del trabajo.

De momento, sólo sabemos que la exposición a la radiación y los cambios gravitacionales -como la ingravidez, la microgravedad o la hipergravedad- pueden afectar negativamente a la reproducción y el desarrollo temprano de los vertebrados. Según los especialistas, necesitamos saber más sobre el impacto de las condiciones espaciales en las funciones sexuales, la salud y el bienestar de los seres humanos, así como la forma en que nuestra intimidad y sexualidad pueden influir a su vez en el rendimiento de la tripulación y el éxito de la misión, en particular, durante las misiones de larga duración y los futuros asentamientos.

“Esperemos que la mentalidad siga cambiando en lo que respecta a la sexología espacial y que por fin podamos realizar estudios en profundidad sobre el erotismo humano en el espacio, incluso en contextos de simulación, análogos y, siempre que sea posible, espaciales”, dijo Dubé.

Y concluyó: “Esto requerirá valor, visión y la inversión de recursos en el diseño y ejecución de una agenda científica sobre sexología espacial”. En este sentido, investigadores como los doctores Shawna Pandya, Alex Layendecker, Egbert Edelbroek y mis colegas Maria Santaguida, Dave Anctil y Judith Lapierre están liderando el camino. Esperamos que muchos se unan a nosotros y contribuyan al futuro de la sexualidad humana en el espacio”.

Tenemos que preparar a los futuros astronautas para las realidades íntimas de los viajes y asentamientos de larga duración. Para ello, necesitamos una agenda científica clara y concreta dedicada a la sexología espacial. Es la clave para abrir nuestra expansión a largo plazo en el cosmos

—  Simon Dubé, candidato al doctorado y académico de la Universidad de Concordia (Canadá)

NÚMERO

30+

años es el tiempo por el que algunos académicos han estado pidiendo más investigación en el área.

LAS CLAVES

¿Por qué se sigue ignorando la sexología espacial?

Simon Dubé, candidato al doctorado y académico de la Universidad de Concordia (Canadá), lo explica a Metro:

  • Históricamente, esto puede deberse en parte a los tabúes sexuales y al conservadurismo.
  • Es posible que los contribuyentes e inversores de las agencias espaciales y las empresas privadas no quieran que su dinero se gaste en temas relacionados con la sexualidad.
  • También puede deberse al hecho de que la intimidad y la sexualidad no se consideraban prioritarias, dados los objetivos de las misiones anteriores.

ENTREVISTA

Shawna Pandya, médico canadiense, candidata al programa científico-astronauta del Instituto Internacional de Ciencias Astronáuticas

P: ¿Por qué se presta tan poca atención a las cuestiones sexológicas de la vida humana en el espacio?

- Los perfiles de las misiones, la composición de las tripulaciones y los valores de las agencias espaciales pueden explicar gran parte de esta situación. En los primeros tiempos de los vuelos espaciales, sobre todo en la época de la Guerra Fría, las tripulaciones eran muy homogéneas, formadas principalmente por hombres caucásicos, a menudo con antecedentes militares. Los vuelos espaciales duraban entre horas y días, y sólo más tarde evolucionaron hasta convertirse en misiones de meses de duración. En sus inicios, la NASA albergaba valores conservadores y “familiares”, y las cuestiones sexológicas no estaban alineadas con ello. Además, las misiones espaciales se ven limitadas por las prioridades de las misiones y los presupuestos, y con una gran cantidad de prioridades políticas y tecnológicas, la sexualidad humana nunca pasó el corte.

P: ¿Cómo hacer que los programas espaciales dejen de omitir el tema?

- No sé si hay que esperar a las agencias espaciales. Ciertamente, con los perfiles de las misiones más largas a la Luna y a Marte, hay factores humanos y argumentos científicos para el estudio de la sexualidad humana en el espacio, pero en esta época, hay académicos, médicos y psicólogos legítimos que estudian este tema, independientemente de que haya un apetito de las agencias espaciales por ello. Ciertamente, el sector del turismo espacial comercial tiene interés en esto y es otro argumento a favor de la importancia de estudiar la sexología espacial con el aumento del acceso al espacio.

P: ¿Qué le depara el futuro a la sexología espacial?

- A medida que las empresas espaciales comerciales catalizan el acceso al espacio y, al mismo tiempo, buscan lugares cada vez más lejanos a través de misiones de exploración, tenemos que estar preparados para lo que podría ser la intimidad y la sexualidad humana en el espacio. Esto significa ser inclusivo con las identidades y capacidades sexuales en general, ya sea LGBTQ+, con capacidades diferentes o de otro tipo. Significa explorar las nuevas tecnologías de inmersión para ayudar a los astronautas a mantener la intimidad con sus parejas en la Tierra si se van durante un perfil de misión de 3 años. Tenemos que considerar la ética de los escenarios difíciles: ¿qué pasa si un astronauta de la agencia espacial con su cónyuge en la Tierra resulta embarazada en Marte? ¿Cómo lo hacemos? Tenemos que analizar la ciencia para saber si la reproducción y el desarrollo seguros pueden producirse realmente en algo más que 1g. Tenemos que empezar a pensar en políticas en torno a todas estas cuestiones. Así que la respuesta corta es: ¡sólo estamos empezando!

Tags

Lo Último

Te recomendamos