Tendencias

Dragon Ball Z: ¿Por qué Gohan sacrifica su brazo en el futuro apocalíptico?

Gohan pierde el brazo izquierdo en el futuro apocalíptico de Trunks. ¿Qué pasó en ese entonces y cómo hizo para sobrevivir?

El futuro apocalíptico en el que le tocó vivir a Trunks es de los episodios más tristes que tiene Dragon Ball Z. La Tierra quedó bajo el dominio de los Androides de la Patrulla Roja y todos los guerreros Z que conocíamos hasta ese entonces, incluyendo a Gohan habían muerto.

En principio supimos todo lo que pasó en la voz de Trunks, pero la gente de Toei Animation se puso la “Diez″ y realizó el hasta ahora mejor spin-off que tiene toda esa saga. Es posible que compita con el de Bardock, que con los recientes eventos del manga cobra relevancia, pero este de la línea temporal recoge una serie de elementos que ponen a esta producción a la altura de cualquier guion en la actualidad.

En el futuro apocalíptico vemos por primera vez a un Gohan adulto y aturdido por todos los eventos que tuvo que atravesar: murió su padre, su maestro, su mejor amigo y casi toda su familia. Solo quedó en la compañía de su madre, Bulma y el pequeño Trunks.

El saiyajin se viste con el traje de maestro y después de alcanzar la transformación del Super Saiyajin, que tuvo que aprender solo, entrena al hijo de Vegeta, quien nunca conoció lo que era vivir en un mundo en paz.

Gohan, sin la capacidad para vencer a los Androides 17 y 18, tuvo que intentar sobrevivir y dentro de esa tarea tenía que poner a Trunks a tono para así tener a un compañero de batallas.

Gohan pierde el brazo

Las peleas eran brutales, pero tenían una característica particular: los androides llegaron a perdonarles la vida ya que eran los únicos capaces de enfrentarlos en una pelea. Entonces, si los mataban de inmediato, perdían esa “distracción” con la que contaban.

Pero al ser villanos despiadados, en ciertos momentos perdían la paciencia y peleaban con todo para acabar con Gohan y Trunks.

En una de las peleas, el hijo de Goku decide enfrentar solo a los malvados, ya que según su apreciación, el pequeño Trunks no podía realizar la transformación del Super Saiyajin y por consecuencia quedaría en desventaja ante los Androides.

Le pide que se quede escondido, pero ante la adversidad el chico decide ayudar a su maestro y así se sumó a uno de los tantos intentos que hizo el guerrero para frenar la arremetida de estos villanos de la Patrulla Roja.

En este contexto, como bien lo había presagiado Gohan, el todavía adolescente Trunks quedó a merced de los malvados; Androide 18 lo iba a matar y en el último instante, el hijo de Goku logra salvar a su discípulo. Pero antes de escapar recibe un brutal ataque de energía que lo deja mal herido.

Consigue esconderse y cuando los Androides escapan cae en el suelo con su brazo prácticamente destruido.

Después, con esa desventaja sigue enfrentando a los villanos hasta morir en batalla dejando a Trunks solo en ese fatídico escenario que lo conocimos en Dragon Ball Z.

Tags

Lo Último

Te recomendamos