Jarana

La Burbu dice que el acoso callejero "es parte de nuestra cultura" y no se puede quitar

Esta fue la opinión de la animadora sobre el proyecto que fue aprobado en el Senado

Luego de que se aprobara un proyecto en el Senado de Puerto Rico que tipifica como delito el acoso sexual callejero, muchas han sido las opiniones, especialmente en nuestra coloquial radio puertorriqueña donde todo el mundo zumba pa’ lante lo que piensa.

Una de estas fue la animadora, Angelique Burgos “La Burbu” quien catalogó el proyecto como una “estupidez” e indicó que el acoso callejero “es parte de nuestra cultura”.

“El acoso callejero…miren señores ese acoso callejero que ustedes quieren quitar es parte de nuestra cultura, no se puede quitar eso…”, dijo Burgos durante el programa radial El Despelote.

Durante el segmento donde discutieron el proyecto de la senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassen, también aseguró que el mismo “es perder el tiempo”.

La senadora del Proyecto Dignidad, Joanne Rodríguez Veve, fue la única que votó en contra del proyecto que tipifica como delito el acoso callejero que incluye los piropos y silbidos que hacen los caballeros muy fuera de lugar con las mujeres casi a diario.

Según la senadora, el proyecto permitiría que personas que silben en la calle o tomen fotografías de la playa donde hay personas en traje de baño puedan ser procesados penalmente por lo que ella se opone al mismo.

En su turno en la sesión del Senado, Rodríguez Veve, cuestionó cómo es un silbido de forma sexual y pidió a los legisladores que probaran esto. (Obviamente y agraciadamente nadie se puso a mostrarle allí)

“No coincido con el senador Thomas Rivera Schatz en cuanto a que es tan fácil o tan lógico u obvio poder identificar o definir lo que es, según este proyecto, una conducta, unos gestos de naturaleza o de carácter obsceno, entre ellos como dice la medida: jadeos, silbidos y cualquier sonido gutural de carácter sexual. Compañeros, la verdad es que no es obvio. Si yo pregunto aquí, a cualquiera de ustedes que me diga cómo es un silbido de naturaleza sexual pues por favor le agradecería que me lo explique. Les digo, incluso esto se presta para que una persona, cuando el silbido provenga de una persona que le parezca atractiva no le moleste, pero cuando venga el silbido de uno que no es tan atractivo o una que no es tan atractiva, entonces se pueda argumentar que se sintió la persona humillada, intimidada o provocada en un ambiente hostil”, expresó la senadora durante su turno.

Senado aprueba proyecto que tipifica como delito el acoso callejero

Por su parte la senadora del Movimiento Victoria Ciudadana Ana Irma Rivera Lassén explicó, el alcance del proyecto de su autoría que fue aprobado en el Senado, que tipifica como delito el acoso callejero

“El acoso callejero es una forma de violencia muy seria debido a lo normalizada que está en nuestra sociedad, afectando en su mayoría a niñas, adolescentes y mujeres, en todas sus diversidades. Atenta contra su integridad, su dignidad y libertad de movimiento. Va desde los piropos no deseados hasta la persecución, provocando incomodidad, miedo e inseguridad. Ante el alarmante número de casos de violencia de género, razón por la cual incluso hay un estado de emergencia decretado, era urgente la aprobación de esta medida. El acoso callejero no es inofensivo y hay que dejar de minimizarlo y justificarlo”, expresó Rivera Lassén, en declaraciones escritas.

Según la senadora, el acoso callejero incluye, pero no se limita a, comentarios sexuales, fotografías y grabaciones hechas sin consentimiento, contacto físico indebido, persecución o arrinconamiento, masturbación en público, exhibicionismo o gestos obscenos. También incluye la práctica del ‘upskirting’ que implica tomar fotos en público, por debajo de la falda, comúnmente en el transporte público. El proyecto establece como agravantes el que la agresión sea realizada a menores de edad o en su presencia, a personas en estado de gestación, a personas lactantes o a personas de 60 años o más.

“Este proyecto lleva además otro mensaje: que debemos movernos hacia la justicia restaurativa. El proyecto no contempla pena de cárcel por la comisión del delito, sino que establece multas, trabajo comunitario o talleres de educación y sensibilización. El acoso callejero es una conducta machista arraigada a la sociedad patriarcal en la que vivimos, por lo que necesitamos un cambio real de pensamiento y de comportamiento. Por eso no buscamos penalizar, sino educar parar evitar que este tipo de violencia se siga reproduciendo y promover espacios más seguros para todas las personas, especialmente las mujeres y cuerpos feminizados”, concluyó.

Tags

Lo Último

Te recomendamos