Cine

MovieRican | Reseña de Black Panther - Wakanda Forever: La película más madura de Marvel en años

Hay un viejo dicho que dice “el arte imita a la vida”, principalmente porque los artistas se inspiran en todo lo que ven, sienten y experimentan y lo ponen en su trabajo para que su audiencia pueda empatizar con la obra. Y a pesar de lo difícil que fue perder a Chadwick Boseman a una edad tan temprana y en lo que pudo haber parecido el comienzo de una carrera espectacular, Black Panther: Wakanda Forever defiende y exalta ese viejo dicho al traer dolor y tristeza, pero también alegría y la esperanza que el difunto actor llevó a la gran pantalla a lo largo de su carrera. Pero incluso quitando la ausencia de Boseman, es una de las películas más maduras de Marvel Studios en años.

El rey T’Challa ha muerto y el resto del mundo percibe a la nación de Wakanda como vulnerable. La reina Ramonda (Angela Bassett) lidera con puño de hierro y un corazón apesadumbrado, tratando de mantener su cabeza fuera del agua mientras su país lucha, amenazas, tanto sobre el terreno, como bajo la superficie; las fuerzas estadounidenses esperan obtener vibranio, mientras que una nación acuática conocida como Talokan, dirigida por Namor (Tenoch Huerta), surge de las profundidades oceánicas en escenas de guerra paralela que aumentan los temores de seguridad de Wakanda en un entorno sin su protector, Black Panther.

Lo bueno

Honrando un legado: Claramente y como se dijo anteriormente, Boseman no aparece en la película por razones obvias. Pero lo que no fue tan claro u obvio después de la muerte del actor fue si Marvel Studios, el director/guionista Ryan Coogler y su compañero de escritura, Joe Robert Cole, iban a traer de vuelta a T’Challa con un nuevo actor, cosa que no hicieron. Ahora, no pudieron evitar su ausencia y su presencia se cierne sobre esta película, no solo porque él no está allí, sino por lo que sucede dentro de otros personajes: Shuri profundiza más en su tecnología para poder enterrar sus sentimientos, Ramonda ahora lleva la carga de liderar un país que su esposo e hijo comandaban antes de morir, Nakia desapareció durante años sin que muchos supieran su paradero. Pero lo que hace que esta película sea tan especial es que no ignoraron la situación en absoluto. De hecho, lo abrazaron y honraron lo que vino antes mientras avanzaban hacia el futuro de esta franquicia. Lo más impresionante fue que tanto Coogler como Cole encontraron una manera de hacer una narrativa cohesiva que involucra tanto las consecuencias geopolíticas de Wakanda revelándose a sí mismo como su tecnología al mundo en la primera película (claramente el borrador original de esta película) al mismo tiempo que hacía reverencia a quien lo merece.

El elenco: Al igual que la primera película, es el elenco el que eleva continuamente el ya poderoso material de Coogler. Letitia Wright tiene mucho más que hacer en esta película. Sigue siendo la joven encantadora que conocimos en la primera película, pero vemos su lado más complejo en términos de cómo lidia con la muerte de su hermano y el distanciamiento de la relación con su madre. Hablando de eso, ¿podemos nominar a Angela Basset como Mejor Actriz de Reparto en los Oscar? Cada vez que aparece en la pantalla, el comando que tiene hace que toda la audiencia se calle, se siente derechito en sus sillas y vea a una veterana dando una clínica sobre cómo actuar, ya sea que esté hablando o simplemente mirando fijamente porque sabe más que el persona justo en frente de ella. Y aunque estoy un poco decepcionado por la cantidad reducida de tiempo dedicado a estos tres actores, Lupita Nyong’o, Winston Duke y Danai Gurira continúan brillando como Nakia, M’Baku y Okoye, ya que cada uno tiene su momento operando entre lo que no saben que deben hacer por su país, sino lo que quieren hacer por su gente. Pero incluso yendo más lejos de Wakanda, Tenoch Huerta como Namor es un antagonista ferozmente intimidante e incluso encantador para nuestros héroes. Y si bien la película trata de manera similar a “nuestro antagonista vive en un área gris moral” como lo hizo la primera película con Killmonger, se puede ver un futuro con este personaje que es mucho más interesante y complejo, que es lo que más necesita el MCU en este punto.

La estética: Hay dos cosas que no mencioné en mis reseñas de Thor: Love and Thunder y Doctor Strange 2 (ambas películas que me gustaron con varias fallas), y es que esas películas no son estéticamente agradables. Definitivamente se sienten como si hubieran sido filmados frente a una pantalla verde y The Volume, que se ha utilizado positivamente en The Mandalorian y The Batman, pero ha demostrado tener sus deficiencias en otros lugares. Wakanda Forever rompe con eso al filmar en lugares reales que se ven hermosos (algunos de esos en Puerto Rico, por si las moscas. Aunque estas escenas son en Haití según la película). Pero mucho más que dónde y cómo se filmó, la combinación de la exuberante cinematografía de Autumn Durald Arkapaw, el intrincado diseño de producción de Hannah Beachler y el hermoso diseño de vestuario de Ruth Carter ayudan a unir la película al construir a la perfección la complejidad y la complejidad de Wakanda y Talokan. A su vez, esta combinación hace que una mejor extensión del ya vasto universo se sienta real sin la necesidad de alucinar el multiverso o visitar a los dioses en un planeta lejano.

Lo malo

Puede volverse miope: Nuevamente, con la ausencia de Boseman y T’Challa, Coogler y Cole tuvieron que volver a la mesa de dibujo y hacer el Black Panther 2 que querían hacer, es decir, el conflicto geopolítico entre Wakanda y Talokan, mezclado con la desafortunada serie de eventos que sucedieron en la vida real. Y aunque la película es muy cohesiva y ambos extremos de la historia general se superponen muy bien, se siente un poco miope. La película (con créditos) dura 2 horas y 41 minutos, porque presenta no solo al villano pero conflictivo Namor, sino a todo su clan de gente del mar, lo que requiere un recuerdo del Yucatán del siglo XVI para darle sentido. También tenemos que ponernos al día con cada personaje y lo que están haciendo después de la muerte de T’Challa, y algunos aparecen y desaparecen de la narración una hora después de la película. También está la presentación de Riri Williams, que es un personaje genial pero es la clave del incidente incitador de todo lo que sucede al principio de la película. Ah, y casi lo olvido, la película también tiene que mostrar y hacer que la persona se gane el manto de Black Panther. Esa es mucha tarea que esta película necesita hacer. Y aunque lo hace de una manera muy madura, pasa factura una vez que termina la película porque, a veces, la película se olvida de los personajes durante largos períodos de tiempo y luego los recupera justo antes de la batalla final.

En fin, Black Panther: Wakanda Forever no es solo otra entrega en la cuarta fase de la MCU, que ha sido divisiva por decir lo menos (por cada Spider-Man: No Way Home y Shang-Chi, hay un Eternals y Black Widow). Sus temas maduros de amor y pérdida pueden rivalizar con otro proyecto muy querido dentro de esta fase, WandaVision, al tiempo que la convierten en una película intensamente observable donde las partes más interesantes casi nunca son las secuencias de acción (que son geniales, por cierto. Honestamente superior a los de la primera película), si no los momentos en los que dos personajes hablan o se amenazan entre sí a través de un baile de palabras. Ya sea que estemos de luto por Boseman y T’Challa, estemos animando a nuestros personajes favoritos de entregas anteriores y conozcamos nuevas caras, esta película es una secuela digna de su entrega anterior y conmovedoramente personal tanto para los cineastas como para la audiencia.

Rating: A-

Tags

Lo Último

Te recomendamos