Cine

Reseña El MovieRican | Fantastic Beasts - The Secrets of Dumbledore: De vuelta a la mágia

Lee la reseña

Si hay algo en que muchas personas podemos estar de acuerdo es que las películas de Fantastic Beasts no le han podido llegar a los talones a las de Harry Potter. A pesar de que la franquicia del Wizarding World ha dominado las pantallas de cine durante 20 años desde que Rubeus Hagrid le dijo a Harry que era un mago, las últimas dos entregas de la serie en pie no han logrado transmitir la magia que las otras ocho películas han brindado al público, tanto jóvenes como los jóvenes de corazón. Cuando se estrenó la última película de esta serie, The Crimes of Grindelwald, se hizo evidente que se trataba de A. que ya estaba superando su esperada bienvenida, B. que estaba yendo absolutamente a ninguna parte y C. que el drama detrás de escena de Johnny Depp, Ezra Miller e incluso la creadora JK Rowling (cada uno individualmente) comenzó a filtrarse en la cultura pop. Sin embargo, y al igual que el ave fénix Fawkes de Dumbledore, es como si la franquicia hubiera resurgido de las cenizas ya que The Secrets of Dumbledore, la tercera entrega de esta serie, finalmente ha abrazado las raíces generales de la franquicia: corazón, comedia y, sobre todo, magia.

Han pasado un par de años desde que Gellert Grindelwald (ahora interpretado por Mads Mikkelsen) reunió a un grupo de magos y brujas para apoderarse del mundo mágico y no mágico y someterlo a su voluntad. Con un juramento de sangre mágico entre antiguos amantes, tanto Grindelwald como el futuro director de Hogwarts, Albus Dumbledore (Jude Law), no pueden atacarse ni obstaculizar los planes del otro. Sin embargo, hay una escapatoria en cuanto a esto, ya que Dumbledore recluta a Newt Scamander (Eddie Redmayne), Jacob Kowalski (Dan Fogler), la profesora Elalie Hicks, el hermano de Newt, Theseus (Callum Turner) y Yusuf Kama (William Nadylam) para cumplir sus órdenes e impedir que Grindelwald de arregle una elección que tendría repercusiones tanto para su mundo como para el de los muggles.

Lo bueno

Dumbledore vs. Grindelwald: Sin duda, es difícil no decir que tanto Dumbledore como Grindelwald son los MVP de esta película. Si bien fue genial en la película anterior, Law tiene mucho más que hacer como el director favorito de todos, ya que puede desarrollar su versión de Dumbledore mientras conserva varias características de las versiones del mismo personaje de Richard Harris y Michael Gambon. (cariñoso y sabio, pero misterioso y distante) que hace que todo se sienta muy cohesivo. En el otro lado de la moneda, Mikkelsen reemplaza a Depp como el mago villano. Si bien me gustó la versión del personaje de Depp (nuevamente, una de las pocas cualidades redentoras de la anterior), es muy difícil entender por qué no eligieron a Mikkelsen en primer lugar. Sí, evoca miedo y amenaza, pero también es increíblemente carismático y vulnerable. Esto llega al punto en que por fin comprendes por qué Dumbledore está enamorado de él y por qué otros lo seguirían y harían cosas indescriptibles. Creo que eso es algo que la versión de Depp del personaje echó mucho de menos, al verse casi como un vampiro en lugar de un pseudo-Hitler con todo el encanto de una rosa. A medida que estas películas progresen, esta relación probablemente involucrará. Pero al fin, consiguieron todas las piezas que encajaban perfectamente.

El arma secreta: Se le debería dar más cariño a Steve Kloves. El libretista, quien escribió todas las películas de Harry Potter salvo la quinta, está de vuelta para darle cariño al libreto de esta entrega luego de que JK Rowling tomara las riendas sola para las primeras dos. Aunque esta tiene todo el talento del mundo, pero es posible que ella no entiende la diferencia entre las limitaciones de escribir novelas y las de un guión. Sin embargo, con la ayuda de Kloves, este libreto coge mucha más fuerza al hacer las cosas con cariño y darle tiempo a que los personajes se desarrollen en vez de sentirse como 27 entradas de Pottermore expandidas por dos horas y pico.

La magia: Muchas de las ofertas ganadoras de las entregas de Potter es que a través de ocho películas se usaron cuatro directores (Chris Columbus, Alfonso Cuarón, Mike Newell y David Yates) con cada uno trayendo su propia interpretación del mundo mágico de Rowling a la pantalla. Pero desde que Yates tomó las riendas de las últimas cuatro de Potter más las primeras dos de Fantastic Beasts, uno podría debatir que se necesitaban ojos frescos para esta serie. Bueno, no hay que preocuparse mucho, ya que The Secrets of Dumbledore ha traído de vuelta la magia. Con la ayuda del guión de Kloves y Rowling, así como de muy buenos efectos especiales, Yates pareció descifrar el código una vez más para transportar a la audiencia a diferentes lugares dentro del mundo mágico y hacer que parezcan muy cohesionados. Esto puede venir en la forma de las bestias titulares, ya que vienen en diferentes formas y tamaños, algunas creadas para la risa, la ternura e incluso el peligro. También puede aparecer en algunos de los mejores duelos de magos que hemos tenido en la serie en general. Pero también se trata de asegurarnos de que nos divertimos con lo que sucede en la pantalla, ya sea un momento alegre o un momento en el que no crees que los personajes vayan a salir con vida. Esta serie necesitaba un reinicio de “vuelta a lo básico”, y The Secrets of Dumbledore se asegura de hacerlo.

Lo malo

Creedence Barebone: Quitando los problemas actuales que tiene Ezra Miller actualmente, ¿en qué momento se nos va a dar la importancia exacta de Creedence como personaje? Llevamos tres películas y todavía tengo que entender cómo el personaje sigue vivo después de los eventos de la primera. ¿Quién lo resucitó? ¿Por qué iría con Grindelwald? ¿Cómo es él un Dumbledore? La película intenta responder solo a una de estas preguntas y, sinceramente, no de manera suficiente. Si bien dieron algo de tiempo para pasar el rato con Newt, Dumbledore, Jacob, Laly y otros, a Creedence se le ha dado la espalda ya que simplemente está allí deprimido en la pantalla. Esperemos que esto sea algo que se solucione en una cuarta entrega (¿quizás con un nuevo actor?), pero al menos aquí hay un gran defecto.

La cinematografía: En una película que brilla en su mayoría, la cinematografía de George Richmond es un poco aburrida e inconsistente. Nuevamente, este es un mundo que está compuesto por muchas de las criaturas y los escenarios están generados por computadora, así que sabes que muchas cosas que los actores tienen alrededor están literalmente en otro plano de existencia. Pero dada la paleta de colores que casi se siente como una pintura de acuarela en la que dejaste demasiado tiempo al sol, hace que todo se vea y se sienta menos vivo en general. Y aunque muchas de las ubicaciones y movimientos de la cámara en las escenas de acción son dinámicos, en particular uno que involucra un tipo de cambio a lo Ocean’s 11, no es necesariamente la película de Wizarding World visualmente más bonita hasta el momento.

Mientras que es algo que no pensé decir después de ver The Crimes of Grindelwald, The Secrets of Dumbledore nuevamente me hizo querer seguir viendo las películas dentro de este período de tiempo, especialmente con una cuarta y quinta entrega en desarrollo (especialmente si esta recauda el dinero esperado). El curso de la película corrigió muchos de los errores de cálculo que cometió su predecesor, mientras seguía inyectando corazón, humor y, sobre todo, magia a los procedimientos. Aunque es incierto que el público regrese por esta entrega, fue lo suficientemente encantadora para este crítico. Y a veces, todo lo que necesitas es una película que te encante lo suficiente como para pasar un buen rato en el cine.

Rating: B

Tags

Lo Último

Te recomendamos