Cine

Reseña de The Batman: Triunfante y eufórica

Lo más cercano a un Batman “R” que hemos tenido. Lee la reseña de El MovieRican

En algún momento todos tenemos que admitir que el papel de Batman en el cine es básicamente el equivalente al papel de Hamlet en el teatro tanto para el siglo XX como para el XXI; varios actores han interpretado diferentes encarnaciones del mismo personaje, diciendo “¡Soy Batman!” en diferentes inflexiones y situaciones a lo largo de los años, ya sea en persona, animación o incluso Lego. ¿Y por qué no? Ha sido una de las franquicias de cómics y películas más consistentes de Warner Bros y DC Comics, si no la más consistente, sobre Superman, sobre Wonder Woman y definitivamente sobre Green Lantern (¡lo siento, amigo mío!). Debido a esto, casi cada diez años hay un nuevo actor que se pone la capa y se convierte en el nuevo propietario del batimóvil. Esta vez, es el turno de Robert Pattinson en The Batman, dirigida por Matt Reeves (Dawn of the Planet of the Apes, Cloverfield), y la mejor manera de resumir esta película es palpitante, vibrante y lo más cerca que estamos de tener una interpretación “R” del personaje que hemos tenido hasta ahora.

Dos años de acechar las calles como el justiciero conocido como Batman (Robert Pattinson) ha llevado a Bruce Wayne a lo más profundo de las sombras de Ciudad Gótica. Con solo unos pocos aliados de confianza en Alfred Pennyworth (Andy Serkis) y el teniente James Gordon (Jeffrey Wright), Wayne se ha establecido como la encarnación de la venganza entre sus conciudadanos. Sin embargo, eso cambia cuando un asesino conocido simplemente como The Riddler (Paul Dano) se dirige a la élite de Ciudad Gótica con una serie de maquinaciones y acertijos sádicos, llevando un rastro de pistas crípticas que envía al mejor detective del mundo a una investigación dentro del inframundo, donde se encuentra con personajes como Selina Kyle (Zoë Kravitz), Oswald Cobblepot, también conocido como el Pingüino (Colin Farrell), y el gángster Carmine Falcone (John Turturro). A medida que la evidencia comienza a tocar las puertas de la Mansión Wayne y la escala de los planes del perpetrador se vuelve cada vez más clara, Batman debe forjar nuevas relaciones, desenmascarar al culpable y hacer justicia por la corrupción que ha plagado durante mucho tiempo a su ciudad.

Lo bueno

Battinson: Dejemos esto fuera del camino con un descargo de responsabilidad: no compararé diferentes interpretaciones de Batman con esta, ya que todas elevaron una cierta característica de ese personaje a la pantalla grande. Ya sea la interpretación juguetona de Adam West, la interpretación clínicamente demente de Michael Keaton, la versión arrepentida de Val Kilmer, la figura casi paternal de George Clooney, el socialité que apareció en las películas de Christian Bale, la versión casi dictatorial de Ben Affleck, e incluso el solitario con un corazón de oro de Will Arnett en las películas de Lego, este personaje se ha hecho en una variedad de formatos basados en la historia que se le da a cada uno. Con todo esto dicho, Robert Pattinson es un gran Batman en sí mismo porque trajo algo que muchos de los otros Batman no trajeron o que se complementó por una o dos escenas: ira. Podemos debatir que el Batman de Affleck está enojado, pero eso está dirigido principalmente a Superman. El Batman de Pattinson está endiablado con el mundo porque siente que el mundo le hizo mal al quitarle a sus padres y ahora es el momento perfecto de vengarse. Pero lo más importante y clave para interpretar a Batman es comprender que Bruce Wayne, la persona, murió junto a sus padres esa noche en Crime Alley y Batman ahora tiene el control total del cuerpo de Bruce. En otras palabras, Batman es la persona y Bruce Wayne es solo una máscara que le muestra a la gente. Pattinson entiende esto y lo trae con creces. Teniendo en cuenta a dónde va esto, y si continúan haciendo más secuelas (que probablemente pasará), estoy muy emocionado de ver a dónde va esta versión de Batman.

La relación disfuncional entre Batman y Gotham City: En cada adaptación de Batman, el justiciero siempre lucha por el alma de Gotham City. Es una premisa probada que ha funcionado durante décadas, ya que la gente todavía compra cómics de este personaje y acuden en masa a las salas de cine para ver sus películas una y otra vez. Pero la película de Matt Reeves trae una premisa interesante que no necesariamente ha salido a la luz en otras versiones: ¿y si los ciudadanos de Gotham no quieren que este corra por ahí salvándolos? En su primera escena, Batman habla fuera de escena diciendo que “El miedo es una herramienta” y que la batiseñal es una advertencia justo antes de que él salga de las sombras para golpear a una pandilla de payasos que estaban a punto de agredir a un hombre. Como miembro de la audiencia, piensas que lo que dice solo se extiende a los delincuentes de toda la ciudad. Lo que no esperaba es que también esto se extienda a ciudadanos normales ya que ese mismo hombre que estuvo a punto de ser asaltado también corrió por su vida después de mirar a Batman a los ojos. Él no es querido en esta ciudad en absoluto; no por los pandilleros, no por los delincuentes, pero tampoco por la policía, el alcalde y demás ciudadanos porque su mera presencia lo ha desbaratado todo. Este Batman no le ha dado a Gotham City una razón para confiar en él porque la ciudad no le ha dado una razón para confiar en ellos para hacer lo correcto, por lo que solo confía en Alfred y Gordon. Esta es una manera brillante de hacer que la ciudad no solo se sienta nueva otra vez, sino también convertirla en un personaje dentro de la película. Reeves, como director y escritor, junto a su co-guionista Peter Craig (The Town) han hecho que esta relación disfuncional aporte la seriedad necesaria para darle a esta ciudad el latido que necesita, además de brindarnos una nueva comprensión de esta versión del Caped Crusader.

The Riddler: Este no es el Acertijo que tienes en tu mente. No está dejando cajas de juegos divertidos o haciendo bromas como la versión de Jim Carrey en Batman Forever. Si hay una forma de resumir esta versión, es una polinización cruzada entre el asesino del Zodiac, John Doe de Se7en y Jigsaw de Saw. Ahora, si esa descripción te puso un poco nervios@ porque pensaste en llevar a tu hij@ a verla, es posible que tenga razón (por otra parte, conoce a su hijo más que yo). Este es un Riddler desatado, un asesino sádico que juega no solo con la mente de Batman sino también con la nuestra como audiencia. Nunca esperas que aparezca cuando lo hace o qué trucos tiene bajo la manga, pero su presencia es clara y presente durante las casi tres horas de duración, incluso cuando no está en la pantalla. Tener esta versión de Riddler sin duda ha ayudado a profundizar en las habilidades de detective de Batman, algo que apenas aparece en las películas de Nolan, se practica pero se deja a un lado en las películas de Snyder y básicamente se ignora en el set de películas de Burton/Schumacher. Además, tener a Paul Dano robándose esta película a ciegas de sus co-protagonistas con solo un puñado de escenas solo muestra que ha sido desatendido a lo largo de su carrera y que esas escenas cara a cara con Daniel Day Lewis en There Will Be Blood no fueron solo un buen día en la oficina; que tiene el talento necesario para brindar una actuación fantástica cada vez que aparece en la pantalla.

Lo más cerca a R posible: La gente ha estado clamando por una película de Batman con clasificación R durante mucho tiempo. Después de todo, Joker y Birds of Prey obtuvieron esa clasificación. ¿Por qué no el Caballero de la Noche? Bueno, tampoco lo consiguieron aquí con The Batman. Y realmente no puedes culpar al estudio por eso; es su generador de dinero de cuatro cuadrantes. Traer riesgos para la primera película en una nueva versión del personaje puede no ser el camino a seguir. Sin embargo, esta película bordea ser R. Si realmente miras cómo se clasifican las películas, puedes salirte con la tuya en una película PG-13 sin mostrar sangre. Una vez que se derrama una gota (que no sea en la cara o el cuerpo de un personaje), es R automáticamente. Cada patada y/o puño que Batman lanza a un criminal es extremadamente letal porque no se contiene, y cada crimen de Riddler es desconcertante y espantoso. Incluso varias escenas sí tienen que ver con entrar a clubes secretos, dialogar con prostitutas, el mercado de drogas en Ciudad Gótica, etc. Sin embargo, Reeves, el director de fotografía Greig Fraser (Dune, Rogue One) y el equipo de efectos especiales simplemente no muestran salpicaduras de sangre por todas partes. Esto es lo más cerca que vamos a llegar a una película de Batman con clasificación R que no es un relanzamiento evasivo como lo hicieron con Batman v Superman (una película que me gusta bastante, pero ese relanzamiento fue solo para masajear la reacción inicial de la audiencia a la versión original). Dado lo violenta que esta película puede volverse a veces, da esperanza de que lo que, con suerte, será la próxima película: más algarete y más violenta.

Michael Giacchino: A medida que la ilustre carrera de John Williams como compositor de películas está entrando en sus últimos años (el hombre tiene 90 años), muchos han estado buscando a su heredero aparente de grandes bandas sonoras de películas y en algún momento todos tenemos que admitir que tiene que ser Giacchino. Entre su música ganadora del Oscar para Up, The Incredibles, las nuevas películas de Star Trek, Doctor Strange, Spider-Man, Mission: Impossible, Inside Out, Planet of the Apes y Coco, este tipo sin duda ha tocado una fibra sensible en la industria con música fantástica. Sus composiciones para The Batman no son diferentes. Su tema para cada personaje se parece mucho a cada uno de ellos: ya sea el miedo que Batman intenta inculcar a los criminales mientras camina hacia ellos, la psique interna de Riddler, y el espíritu sensual de Catwoman. Giacchino tiene un par de composiciones excelentes en esta película que realmente te transportan a la vida cotidiana y los peligros de vivir en Ciudad Gótica.

Lo malo

Alfred: No me malinterpreten, Andy Serkis como Alfred es muy bueno y el actor hace muy bien lo que está escrito en el guión. Pero entendiendo lo que Alfred representa para Bruce la persona, que es su conciencia, cómplice, amigo y vínculo con sus padres, la forma en que fue escrito en esta adaptación deja un poco que desear. Solo aparece en un puñado de escenas y casi se mezcla con el fondo de pantalla. Nuevamente, Serkis es bueno con lo que le dan, especialmente una escena en el hospital. Pero cuando comparas la interpretación más clásica del personaje de Michael Gough, el padre adoptivo de Michael Caine o la versión sarcástica y cansada de Jeremy Irons, y todos ellos individualmente sacando a Bruce Wayne de la psique de Batman para ver la razón de la situación y no dejar que la venganza se los lleve enredado, este Alfred podría así no aparecer en lo absoluto dentro de esta película. Tal vez viéndola una segunda vez o incluso en una secuela podría cambiar de opinión sobre esto, pero en este momento, tal como está escrito, él es el eslabón débil.

Tal como está empaquetada, The Batman es el sueño de este fanático de Batman: una versión oscura, eufórica y triunfante que enfatiza varios aspectos del personaje que no necesariamente se destacan en otras adaptaciones del personaje mientras construye simultáneamente el mundo a su alrededor. Matt Reeves, su elenco y equipo claramente han manejado esta interpretación con mucho cuidado, y se nota en el producto final. No sería justo compararla con otras películas del mismo personaje, como The Dark Knight o Batman 89, ya que solo la he visto una vez y he visto las otras un millón de veces. Pero diré esto: ya es una de los mejores que han hecho hasta ahora.

Rating: A+

Tags

Lo Último

Te recomendamos