Deportes

Las mujeres sacan la cara por el deporte puertorriqueño

Las mujeres en el deporte lideran triunfos para Puerto Rico, pero la paga sigue siendo desigual.

RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 13:  Gold medalist Monica Puig of Puerto Rico reacts during the medal ceremony for Women's Singles on Day 8 of the Rio 2016 Olympic Games at the Olympic Tennis Centre on August 13, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil.  (Photo by Clive Brunskill/Getty Images)

Amanda Serrano, Adriana Díaz y las selecciones nacionales femeninas de baloncesto y fútbol en Puerto Rico han acaparado los titulares en los pasados meses. No es algo nuevo, pues las mujeres están sacando la cara por el deporte puertorriqueño para llevar a la isla hasta lo más alto con medallas olímpicas como las de Mónica Puig (Río 2016) y Jasmine Camacho Quinn (Tokio 2020).

Una de las disciplinas más seguidas en la historia del deporte puertorriqueño es el boxeo, donde en el pasado la isla estuvo representada por grandes campeones, desde Wilfredo Gómez, hasta Félix “Tito” Trinidad y Miguel Cotto. En el 2024, la figura máxima de este deporte es Amanda Serrano, quien actualmente posee los títulos mundiales de la IBO, WBO, IBF y The Ring Female. Además, la boxeadora nacida en Carolina, Puerto Rico, y criada en Nueva York, es la única que ha obtenido títulos mundiales en más de cuatro categorías y posee un récord Guinness por la cantidad de campeonatos en distintas divisiones.

El dominio de las boricuas va más allá. En el baloncesto, las mujeres también alzan nuestra bandera. Mientras a nivel masculino se sufre una sequía olímpica desde el 2004, el equipo nacional femenino ha conseguido su pase a juegos olímpicos en los pasados dos ciclos. Las puertorriqueñas acaban de clasificar a París 2024 luego de derrotar a Nueva Zelanda en el torneo clasificatorio que se llevó a cabo en China. La primera vez que Puerto Rico llegó a las olimpiadas en el baloncesto femenino fue en las olimpiadas de Tokio en el 2021. Además, las boricuas cuentan en su resumé con dos mundiales.

Recomendados

Luego de la clasificación a las olimpiadas el equipo subió a la posición número 11 en el ranking mundial de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA).

Aunque Puerto Rico siempre se ha destacado en deportes como el boxeo y el baloncesto, en los últimos años, otras disciplinas añaden aún más gloria a nuestro país. Este es el caso del fútbol femenino, que ha cobrado popularidad local principalmente en la pasada década. La selección femenina hizo historia el mes pasado con su participación en la primera Copa de Oro femenina de la Concacaf. Puerto Rico sorprendió en la fase de grupos tras aguantar a la potencia Brasil que no pudo anotar goles hasta el minuto 81. Las boricuas cayeron 1-0 por la mínima en el partido. Posteriormente, obtuvieron su primera victoria ante Panamá, para luego caer ante Colombia. Aunque se eliminaron por un método de sorteo, la participación de las boricuas fue histórica pues avanzan a pasos agigantados en este deporte.

No cabe duda que si del deporte en Puerto Rico se habla, hay que mencionar a la utuadeña Adriana Díaz, quien es la figura principal del tenis de besa en la isla. Actualmente, espera por conocer si clasificará a las olimpiadas de París 2024, algo que se debe dar a conocer en esta primera semana de marzo. Con solo 15 años, Adriana llegó a las olimpiadas de Río 2016 y posteriormente clasificó a Tokio 2020. Con 23 años ya cuenta con dos olimpiadas y es la máxima medallista en Juegos Panamericanos en la historia de Puerto Rico con ocho preseas: bronce en equipo femenino en Toronto 2015, oro individual femenino, dobles femenino y equipo femenino, bronce en equipos mixto de Lima 2019 y tres medallas en los pasados juegos de Santiago 2023. Actualmente, la joven atleta ocupa la posición número 9 en el ranking mundial de tenis de mesa femenino de la WTT (World Table Tennis). Es la única del continente americano en las primeras 20 posiciones.

Puerto Rico cuenta con solo dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos. Estas gestas históricas llevan el nombre de Mónica Puig, quien en el 2016 paralizó a todo el país con su victoria ante la alemana Angelique Kerber. Posteriormente, en el 2021 Jasmine Camacho Quinn conquistó la segunda medalla de oro en el evento de 100 metros con vallas. Quinn actualmente es una de las clasificadas a París 2024, acompañada por más mujeres que ya forman parte de la delegación, como la clavadista Macey Vieta y la boxeadora Ashleyann Lozada.

Pero no solo a nivel olímpico, además de Adriana Díaz, en los pasados Juegos Panamericanos de Santiago 2023, de las 20 medallas que consiguió la delegación 11 fueron en la rama femenina. Estas fueron de Díaz y la karateca Janessa Fonseca quienes trajeron oro. Mientras que las medallas de plata fueron obtenidas por María Luz Pérez y Sairy Colón en judo y Alysbeth Félix en atletismo. A esa gesta también se le suma la medalla de plata del equipo de sóftbol femenino y el equipo femenino de tenis de mesa. Igualmente, Arelis Medina ganó bronce en taekwondo poomsae, Ashleyann Lozada en boxeo y Maricarmen Rivera en surfing.

Desigualdad en la paga

Sin embargo, aunque todas estas figuras del deporte se destacan por sus grandes logros, aún no son compensadas al mismo nivel que los varones. Un claro ejemplo es el de Amanda Serrano, quien tuvo que esperar 13 años, ganar títulos en siete divisiones diferentes para obtener su primer millón de dólares por un combate. En una entrevista con la Agencia EFE en el 2022, la boxeadora recordó que para su primera pelea en el 2009 ganó unos $1,000. Luego de 20 combates y vencer en múltiples campeonatos, la boxeadora continuaba ganando entre $1,500 a $2,000 por pelea. En el año, 2014 luego de ganar el título de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Serrano obtuvo su mayor cheque hasta ese momento, unos $5,000. Para el 2021, Serrano ganó $200,000 por un combate y no fue hasta el 2022 que ganó su primer millón.

Esta situación se repite en otros deportes, como en el baloncesto, entre otras disciplinas.

La desigualdad entre ambas ramas no se limita solo a la paga, sino también a los recursos que se le brindan a los equipos.

La selección de sóftbol femenino de Puerto Rico se encuentra tercera en el ranking mundial de la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol siendo superada solamente por las potencias de Estados Unidos en el primer lugar y Japón en el segundo lugar. Además de la plata que ganó el equipo en los Juegos Panamericanos de Santiago, las boricuas conquistaron oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en San Salvador 2023 y clasificaron a las Finales de la Copa Mundial del 2024 que se llevarán a cabo en julio de este año.

Pero, a pesar de todo este esfuerzo, el año pasado previo a los Panamericanos, la capitana, Karla Claudio, tuvo que denunciar que al conjunto le faltaban equipos esenciales para el deporte y hasta sus uniformes de práctica ante la ausencia de auspiciadores. Finalmente, fue el lanzador puertorriqueño de Grandes Ligas, José Berríos, quien a través de fundación le brindó los uniformes a las jugadoras.

Esto y muchos otros ejemplos son prueba de la desigualdad que aún existe en el deporte a pesar de que nuestras figuras principales a nivel internacional son mujeres.

Tags

Lo Último

Te recomendamos