Mundial

Senadora a la que le robaron sus desnudos promueve ley para que otras personas pasen lo mismo

Lauren Book, quien fue abusada sexualmente de pequeña, ahora vuelve a ser víctima pero de extorsión

La senadora del estado de Florida Lauren Book ha relatado a menudo la historia de cómo su niñera abusó sexualmente de ella durante seis años cuando era niña. El dolor lo canalizó en una vida de ayuda a otras víctimas de abuso.

Después de años de trabajar duro para sanar y restaurar su vida —dirigiendo una organización sin ánimo de lucro para ayudar a las víctimas, casándose, teniendo hijos y ganando su escaño en el Senado_, Book ha sido víctima de nuevo, esta vez por alguien que intenta extorsionarla amenazando con revelar las fotos de desnudos que le robaron.

Lo peor es que, durante la investigación, se enteró de que las imágenes habían sido compradas y comercializadas en línea desde 2020.

“Odio que me haya pasado esto”, dijo Book a The Associated Press en una entrevista. “Lo odio, lo odio, lo odio, lo odio, lo odio. Pero lo acepto, porque sé que puedo hacer algo al respecto”.

Book está actuando como sólo puede hacerlo una legisladora. Aunque el dolor volvió a aparecer, también lo hizo su espíritu de lucha, y está promoviendo una nueva ley para intentar evitar que otros sean víctimas.

El proyecto de ley presentado por Book, una demócrata, tuvo su primera audiencia en comisiones el martes. La propuesta reforzaría la ley de difusión no consentida de imágenes privadas por venganza en Florida, convirtiendo en delito grave la compra, venta o comercio de imágenes sexuales explícitas robadas del teléfono de alguien o de otros dispositivos digitales. También convertiría en delito grave la difusión de imágenes sexuales explícitas alteradas o creadas, conocidas como deepfakes. La Comisión de Justicia Penal del Senado aprobó por unanimidad el proyecto de ley.

La comisionada de la ciudad de Hallandale Beach, Sabrina Javellana, agradeció el martes a Book, y dijo que ella misma fue víctima de un deepfake por parte de alguien que alteró las fotos de su página de Instagram, así como otras en internet.

“Parecían muy, muy reales, como si fueran fotos de desnudos que me había hecho a mí misma”, dijo Javellana en una entrevista telefónica, añadiendo que eso desencadenó traumas de su pasado. “Me violaron en mi primer año de universidad y fue como si volviera a ocurrir”.

Javellana denunció las imágenes a la policía, pero los investigadores dijeron que no podían hacer nada porque la ley de Florida no contemplaba los deepfakes. Dice que agradece que Book se ocupe del tema.

 

Tags

Lo Último

Te recomendamos