Uncategorized

¡A+ de misis Torres! Así reaccionó la maestra que le dio clases a Bad Bunny

¡Contenido y forma! Y también le dedicó un poema. Esto es hermoso.

Hay una escuela de pensamiento que dice que en los pasados días Benito Antonio Martínez ha hecho más por la educación de los niñitos de Puerto Rico que la misma Secretaria de Educación, Julia Keleher. Lo que pasa es que desde hace un rato, pero en especial desde el papelón que hizo el Gobernador en las redes sociales al pedirle una tercera función en el Choliseo, Bad Bunny se ha vuelto en los medios, olvídate, una mezcla entre Tite Curet Alonso, Falo el Rey de Carolina, Eugenio María de Hostos y Ricky Martin. Este es el híbrido sociocultural más hermoso desde que Tito Trinidad se puso la corona de Denise Quiñones y Denise se puso la correa de Tito y salieron en la primera plana del periódico. En días recientes, una confesa “maestra frustrada” criticó el papelaje cibernético en el que un jocosito Gobe le había suplicado a Bad Bunny que abriera una tercera función. Y pa que fué eso.

Benito vació su corazón en un escrito para responderle a la maestra y las redes sociales murieron de ternura. La maestra le contestó. Y ahora, la maestra que Bad Bunny mencionó en su escrito y agradeció por sus enseñanzas reaccionó en las redes sociales en un mensaje emotivo que deja ver las cualidades de Bad Bunny durante su época escolar. Y resulta que, Benito realmente… ¡era un conejito bueno!

Aquí va la carta inédita que posteó la misis Torres.

“Reacción de la maestra Ana Torres, la maestra que Bad Bunny menciona en su escrito.   Estaba sola sentada viendo tv después de una semana agotadora de trabajo como maestra, cuando mi hija me llama por teléfono y me dice que me va a enviar un mensaje al celular para que lo lea…. Cuando termino de leer el mensaje, quedé conmovida y tengo que confesar que lloré. Entre todos los maestros que Benito ha tenido en su vida, me distingue por mi nombre. ¡No sabía que motivó la respuesta de Benito! Luego me enteré del “desahogo de la maestra completamente frustrada”. Puedo entender la frustración con que la compañera escribe, porque yo también la vivo y tengo que batallar a diario con las mismas cosas: el sistema, el currículo, la escasez, la insensibilidad, la mala organización, los problemas sociales, entre otras tantas cosas, que ya son parte del escenario habitual. La escuela no produce objetos, sino que forma seres humanos, y debemos reconocer que “cada uno de nosotros es hijo de su época”. Recuerdo a Benito haciendo cosas propias de su edad, pero también recuerdo su mirada inquisitiva y sus aportaciones inteligentes a la discusión del día. Recuerdo cuando hablé con él y le pedí que participara en la Fiesta de la Lengua recitando el poema: “La maestra de los ojos verdes”. Su madre, muy diligente lo llevó al lugar de la actividad y lo hizo excelentemente bien. ¡Quién hubiera dicho que se convertiría en el rey del escenario! No sigo fielmente la carrera de Bad Bunny, pero sus logros no me son indiferentes, ya que su vida siempre estará ligada a la mía al igual que la vida de otros jóvenes que han pasado por mi aula. En mi clase enseño a mis estudiantes a que hay que aprender a distinguir entre lo que es contenido y lo que es forma; así mismo puedo distinguir el contenido de Benito de la forma de Bad Bunny. A Benito lo recuerdo como un ser humano noble e inteligente, como un joven en formación dentro de su contexto. El texto bíblico recomienda: “Analizarlo todo y retener lo bueno”. Veo en Benito un joven con la sagacidad para capitalizar dentro de su época los elementos que la rigen como la música, el lenguaje, la moda y hasta la crisis huracanada para cantar “estamos bien” como afirmación de la resiliente identidad puertorriqueña de comienzos del siglo XXI. Ambos hemos logrado nuestros sueños, Benito es un cantante urbano ya mundialmente reconocido, y yo he logrado el sueño de tener entre mis estudiantes hijos del corazón a los cuales mi memoria le es grata. No entiendo a Benito como culpable de lo que hace, sino como responsable de aprovechar las posibilidades de su entorno para crear a Bad Bunny como un ente creativo para abrirse paso en la vida. Benito, también te recuerdo con cariño y te re-dedico este poema que escribí para ti y cada uno de mis estudiantes… ¡Éxito y Dtbm! A mis estudiantes, Ana T. Torres Galarza, (Día de San Valentín) No quiero que olvides jamás… que eres parte de mi vida. Que Dios nos juntó solo un año para compartir ideas, que a nuestros ancestros les costó la vida. Todo el que escribe, ¡mi amigo! comunicar algo quiere y a nosotros nos ocupa, el motivo de su escritura. En este día especial… no puedo pasar por alto, que el motivo de mi trabajo, reposa en tu bienestar. ¡Leer e interpretar contigo yo lo disfruto! El buen maestro amiguito, no solo sabe enseñar sino es el que sabe amar y aprende de sus alumnos. ¡Éxito¡ Te deseo… en todo aspecto de tu vida. Y cuando pasen los años… que yo esté bien viejita, me alegraré encontrarte y me cuentes de tu vida. No te has de sorprender que el cariño que te tengo intacto tengo en el pecho como desde el primer día.

Tags

Lo Último

Te recomendamos