Contexto

VIDEO: Gentuza hace “espuma party” en reserva natural de Salinas

Eso no se hace

Instagram: Deborah Martorell

A unos graciositos con bote (el peor tipo de graciosito) se les ocurrieron hacer un espuma party en la reserva natural de Salinas. (Miren esos espumas party se hacía en high school, ya están bastante grandecitos para estar jugando con jabón)

Un video publicado a través de las redes sociales muestra una conducta inapropiada por parte de unos ciudadanos que se encontraban en la zona de los Cayos de Salinas el pasado lunes.

En las imágenes difundidas por la meteoróloga Deborah Martorell, se ven a unos ciudadanos en un “espuma party” lanzando jabón en el lugar que es una reserva natural y hábitat de manatíes. Además de la gran cantidad de personas, también se perciben varias embarcaciones que inundan el lugar.

Recomendados

“Me envían estas imágenes desde los Cayos en Salinas, indican que esto fue ayer lunes. Es muy lamentable y triste ver esta conducta de ciudadanos lanzando jabón en una reserva natural y zona recién designada como hábitat crítico de manatíes a nivel federal. Por otro lado es impresionante la gran cantidad de embarcaciones. Proteger el ambiente es responsabilidad de todos”, escribió Martorell en sus redes sociales.

Precisamente este tipo de actividades ha sido denunciada en el pasado por el impacto ambiental negativo que pueden provocar.

A principios de este año Un grupo de científicos del Departamento de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) alertaron sobre el deterioro acelerado de la calidad ambiental y el estado de comunidades marinas que forman el ecosistema de la reserva natural de La Parguera en Lajas.

“Los arrecifes de coral, las praderas de hierbas marinas y los manglares de la RNLP muestran un deterioro acelerado, consecuencia de una combinación letal entre el calentamiento global y las actividades humanas incontroladas. El incremento en la frecuencia e intensidad de tormentas, enfermedades de arrecifes y arribadas de sargazo en el área son problemas naturales que no podemos controlar, pero si podemos reducir el impacto de las actividades humanas”. La Parguera ha sido un atractivo turístico por muchos años debido a su cercanía a áreas de esparcimiento protegidas por el ecosistema arrecifal más desarrollado de Puerto Rico. Luego del huracán María, durante y después de la pandemia, se ha observado un incremento significativo en el número de visitantes, de hospederías, de embarcaciones, de guarderías, restaurantes, y de personas que visitan el pueblo, los cayos y otras áreas de la RNLP durante la semana y principalmente, todos los fines de semana”, y la falta de vigilancia de las agencias oficiales indicó el doctor Ernesto Weil, catedrático y director del DCM, y especialista de arrecifes coralinos.

Añadió que el número de embarcaciones que se anclan sobre las praderas de hierbas marinas, el pisoteo por personas caminando y el daño físico producido por las hélices de los motores, excede significativamente la resistencia (capacidad de carga) a disturbios de estos hábitats, los cuales muestran actualmente un deterioro progresivo en su estructura y biodiversidad, perdiendo los beneficios ecológicos que proveen a la reserva y a los seres humanos.

Tags

Lo Último

Te recomendamos