Contexto

Aseguran reos tienen fiestas con pizza y piscina en las cárceles del país

Empleados de Corrección denuncian que son los líderes de gangas quienes tienen el “control” de las prisiones

Tras el hallazgo de un cargamento de cocaína en un almacén de la prisión Las Cucharas en Ponce, se han destapado una serie de denuncias sobre actividades irregulares en los centros carcelarios del país.

Empleados de las cárceles del país han señalado que las prisiones están a cargo de los líderes de las gangas y que se han realizado fiestas como “pool party” y “pizza party” entre otros eventos donde se permite a los reos salir sin los requisitos para poder participar de actividades en la libre comunidad.

La presidenta de la Alianza Correccional y Unida, Jessica Martínez, denunció que este tipo de actividad se está llevando a cabo semanalmente y cuestionó si ayudan a la rehabilitación de los confinados.

“En estas últimas semanas, hemos visto los pizza party, en donde es una pizza completa con palitroques y padrino para un confinado. Están autorizados por la agencia, los familiares realizan la compra. El último party pizza que se realizó fue en la institución Ponce máxima en donde, aparentemente, se compraron más de 100 cajas de pizza. Los compañeros dicen que las cajas de pizza estuvieron entre 190 a 200 cajas”, expresó Martínez en entrevista con Radio Isla 1320.

Además indicó que en la institución 1072 se realizó un ‘pool party’, que según ella la agencia comparó con una competencia al estilo Exatlón.

Del mismo modo indicó que en estas actividades se han dado sobredosis de confinados.

Sobre estas actividades el Departamento de Corrección y Rehabilitación indicó que siempre se han llevado a cabo y que fueron suspendidas como medida de seguridad durante la pandemia del COVID-19. Además negaron que estos privilegios tengan que ver con los líderes de las gangas como se ha denunciado por empleados del sistema correccional.

“Estas iniciativas siempre se han realizado. Durante la pandemia, las mismas se suspendieron como medidas de seguridad y protección; sin embargo, ya el DCR retomó y continuará con las actividades dirigidas a la rehabilitación de confinados. La autorización de entrada de comida (Fast Food) que le proveen los familiares a los miembros de la población correccional en las instituciones correccionales se concede como una medida de refuerzo por su buen comportamiento y no tienen que ver con privilegios a las gangas en las cárceles. Estos alimentos pasan por un proceso riguroso de registro antes de ser entregados a la población”, leen las declaraciones del departamento.

Vía Radio Isla 1320

Tags

Lo Último

Te recomendamos