Contexto

Gobernador anticipa caos en enero

El gobernador Alejandro Garcia Padilla criticó el viernes el proceder del Congreso sobre el caso de Puerto Rico y anticipó un ambiente de caos para el mes de enero.

“Al no actuar ahora, el Congreso ha optado porque un Estado Libre Asociado de Estados Unidos deje de pagar sus obligaciones y entre en caos. Una vez más, Wall Street demostró su control sobre el Congreso; Wall Street es quien manda en el Congreso. Ese poder se materializa claramente en el análisis financiero de fundamentos de inversión de los fondos de cobertura y los fondos buitres que controlan nuestra democracia. Wall Street ganó esta ronda, pero el sentido común, el debido procedimiento de ley y la justicia prevalecerá. Estoy seguro de que Puerto Rico va a prevalecer al final”, dijo el gobernador en declaraciones escritas luego de la aprobación del llamado proyecto Omnibus.

“Después de semanas de presión agobiante por Wall Street, el Congreso nos negó justicia y debido procedimiento de ley –algo que no le iba a costar a los contribuyentes de Estados Unidos. De hecho, el Congreso incluso le negó a Puerto Rico una moratoria contra demandas y así permitirle al speaker (Paul) Ryan producir un paquete legislativo que resuelva la crisis financiera de Puerto Rico como lo había prometido. Voy a tomar la declaración pública del speaker Ryan como un compromiso de que el Congreso nos proveerá una solución antes de finales de marzo, solución que debe incluir la capacidad de reestructuración amplia e integral y un plan de crecimiento económico”, añadió García Padilla..

Entretanto, el comisionado residente Pedro Pierluisi, aunque resaltó lo que a su juicio son buenas iniciativas que incluye el proyecto, señaló que espera que los congresistas del Partido Republicano cumplan los compromisos contraídos.

“El liderato republicano hizo un compromiso serio conmigo, y estoy seguro de que fue hecho de buena fe y en un espíritu genuino de bipartidismo. Haré todo lo que esté a mi alcance para asegurar que se honren esos compromisos.

“Trabajaré junto a todo el que ponga primero los mejores intereses de los 3.5 millones de ciudadanos americanos de Puerto Rico. Pero siempre tendré presente, y me aseguraré de recordarle a todos, el hecho más fundamental. La única razón por la que Puerto Rico puede ser—y es—tratado discriminatoriamente por el gobierno federal es por nuestro vergonzoso estatus político, el cual nos relega a una ciudadanía de segunda clase en la nación de la que somos parte. El que apoya este estatus, o pretende racionalizarlo, es cómplice de ese trato desigual”, mencionó Pierluisi.

Tags

Lo Último

Te recomendamos